Endodoncia 33 con conducto lateral

Nos suelen preguntar por qué la endodoncia es un tratamiento tan largo (especialmente las reendodoncias). No entienden por qué si “solo es matar el nervio” tardamos tanto. Tenemos costumbre de explicar todo el procedimiento para que el paciente entienda a qué se va a someter. Aún así, a veces dudan sobre el tiempo invertido. Y la respuesta es simple. Hay unos protocolos que están indicados a seguir para tener el mejor resultado posible. Es por esto que tardamos tanto en desinfectar el diente. Esto nos permite encontrar conductos laterales como el de este diente y tener el mayor porcentaje de éxito en el tratamiento, ya que la irrigación bien hecha permite que el cemento que se usa para colocar la gutapercha llegue a ese tipo de conductos que de otra forma sería imposible y quede el diente muy bien sellado.


Un paciente acudió a su dentista con el nervio necrótico y con una gran infección, como se puede ver en las radiografías. Debido a la calcificación, no conseguía encontrar el conducto, motivo por el cual nos lo refirió. Más vale enviar el paciente a un especialista antes de poner el diente en peligro por una perforación que cuando ya es tarde.

Tras un poco de búsqueda con una de las puntas de START-X y buscando el nervio con las limas y la ayuda del microscopio para saber que íbamos por el camino correcto todo el tiempo, logramos encontrar el nervio, limpiarlo bien y sellarlo, como dije, siguiendo los protocolos de desinfección, tanto para instrumentar (localizar el calibre y la longitud) como para la irrigación final. Gracias a esto, el paciente ha podido conservar su diente, le hemos retirado todo el dolor y hemos encontrado el conducto lateral que se ve en la radiografía final que quedó bien sellado.

Rx inicial Conductometría Rx final
Radiografías